martes, 14 de diciembre de 2010

ENSALADA DE POLLO CON SALSA DE MOSTAZA


Como para estas fiestas viene bien algo ligero y verde para desintoxicar los excesos, os traigo esta ensalada de pollo con salsa de mostaza, que os puede servir de entrante ligero para una cena copiosa, o simplemente como plato único para no llenarnos demasiado.

En este caso, coloqué la ensalada sobre unas rebanadas de pan tostado, pero se puede comer sin el pan e incluso es mejor, por que es mas ligero.


INGREDIENTES

- una pechuga de pollo

- lechuga iceberg

- cebolla

- pimiento rojo

- queso rallado

- mayonesa

- mostaza


PREPARACIÓN


Cortamos el pollo en trocitos pequeños y lo echamos en una sartén con poco aceite. Lo salpimentamos y si os gusta que tenga un puntito picante, le podéis añadir algo de chile molido o pimentón picante. Pero poco, que después no hay quien se lo coma, jejeje...

Vais removiendo de vez en cuando y mientras se va haciendo el pollo podemos ir preparando el resto de ingredientes.

Cortamos la lechuga en tiras finas y la lavamos muy bien. Mientras la dejamos escurrir, cortamos la cebolla y el pimiento rojo muy pequeño y rallamos un poco del queso que mas nos guste. Yo suelo usar quesos semicurados para cocinar, pero a esta ensalada le vienen bien casi todos los tipos de quesos (curados, de cabra, goudas, grana padano, parmesano...)

Como ya tenemos todos los ingredientes preparaditos vamos a ir echándolos en un bol. Primero la lechuga, la cebolla y el pimiento, luego el pollo y por último el queso.

¿Por que lo hago en este orden? muy sencillo, por que con el calor del pollo, al echar el queso encima éste se fundirá un poquito y al remover toda la ensalada con la salsa cogerá una textura perfecta que es lo que diferencia a esta ensalada del resto de ensaladas de pollo.

La salsa de mostaza se hace simplemente mezclando mayonesa con mostaza. Las cantidades son al gusto del consumidor, pero para orientaros, yo pondría una cuchara de mostaza por cada tres de mayonesa.

Añadimos la salsa a el resto de ingredientes removemos bien y lista para comer. Se puede comer templada o meterla en la nevera y comerla fría, pero a mi me gusta mas templadita con el queso todavía blandito.



Lo podemos comer de muchas maneras. En bocadillo, sobre una rebanada de pan tostado, o solamente como ensalada. Si optáis por esta última opción añadid también unos picatostes (yo uso los de la marca blanca de dia%) quedan buenísimos.

sábado, 11 de diciembre de 2010

BOCADILLOS PARA LLEVAR AL TRABAJO


Durante el fin de semana solemos hacer bocadillos para llevarnos al trabajo durante la semana. Los preparamos todos de golpe los congelamos y simplemente lo cogemos del congelador antes de salir de casa. Para cuando llega la hora de desayunar ya está descongelado.

Durante estos días de fiesta mi hermano nos ha regalado un lote en el que venia un jamón un chorizo, un salchichón y tres cuñas de quesos.



Aprovechando que el miércoles venían unos amigos a merendar y que queríamos hacer una buena tanda de "bocatas" para toda la semana, le pedí a mi madre que me prestara su maquina de cortar fiambres y en un momento tuve suficiente embutido y queso cortado, para merendar y para los bocadillos.



Mientras tanto Miquel se encargaba de cortar el pan. Compré estas barritas en Mercadona.



Y ahora empezamos a preparar los bocadillos.
Primero restregamos unos tomates en el pan para conseguir pan con tomate.



Un buen chorrito de aceite de oliva en cada rebanada...



... y colocamos el embutido y el queso.



Cerramos los bocadillos, los envolvemos en papel de plata y los metemos en el congelador, hasta que nos hagan falta.

viernes, 10 de diciembre de 2010

TARTA TREN




Pues como cada año, le he hecho una tarta a mi primo Alex para su cumpleaños. Siempre le solía hacer la tarta de chucherías, pero este año para variar un poquito, la hice con bizcochos y galletitas.

En esta receta no os pondré los ingredientes exactos por que variará según lo grande que queramos hacerla y lo que queramos incluir en la tarta, pero para que os hagáis una idea os pongo una foto de todo lo que yo utilicé.


Como la tarta era muy grande y para llevar, lo que hice fue forrar una caja con papel de plata y lo pequé con trocitos de celo.


Así.


Antes de sacar los bizcochos del paquete los colocamos para ver en que posición pondremos el tren, aunque siempre se puede poner en fila.


Le quitamos el papel al bizcocho, cortamos un bizcocho por la mitad y lo colocamos sobre otro para hacer la maquina del tren. Para que no se caiga le clavamos un par de palos de los de hacer brochetas cortados por la mitad.


Ahora clavamos unos trocitos de palitos para que aguante las ruedas.


Pero si aún así se caen entonces las pegaremos con ayuda de chocolate deshecho. Para ello solamente tenemos que deshacer un poco de chocolate de postres en el microondas, con cuidado de que no se nos queme.


El siguiente paso sería clavar los palitos a los vagones. La mejor manera es clavarlos un poco inclinados de manera que una de las puntas se clave hacía el centro del bizcocho y la otra quede abierta hacia fuera.

Después cargaremos los vagones, pero con mucho cuidado por que si pesa mucho se podrían romper los palitos.


En este caso las cargas eran monedas de chocolate, gominolas y galletitas con chocolate.


Para rematar esparcí por toda la bandeja, nubes de azúcar, chupa-chups y cacahuetes bañados en chocolate y cubiertos de caramelo.


Y ya está, ahora unas cuantas fotos de diferentes ángulos para que veáis bien el resultado.




Y aquí Alex con su tarta y su mamá al lado, a los pequeños les gustó mucho la tarta y a los mayores también ;)



A mi hija Lola también le gustó ;P