martes, 5 de agosto de 2008

CROQUETA DE QUESO DE CABRA Y MEMBRILLO


Estas croquetas nos encantaron.

Usé un rulo de queso de cabra que venden en Lidl que está envasado y no lleva corteza.


INGREDIENTES

- rulo de queso de cabra pequeño

- membrillo

- huevo

- pan rallado

- aceite de girasol


PREPARACIÓN

Para cortar el queso y el membrillo a tamaños iguales es mejor hacerlo con un corta pastas pequeñito.

Es difícil manejar el queso y el membrillo por lo que lo mejor es asegurarnos de que está bien frío antes de cortarlo.

Una vez cortado unimos una rodaja de queso con una de membrillo y lo colocamos separados en un taper y lo metemos en el congelador para que se unan y no sea difícil manejarlos a la hora de rebozarlos.



Cuando esté congelado los pasamos por huevo batido con un poco de sal y por pan rallado. Para asegurarnos de que no se romperá en la sartén es aconsejable pasarlo dos veces por el huevo y el pan, es decir, huevo, pan, otra vez huevo, otra vez pan.

Se tarda muy poco en rebozar y no da tiempo a que se descongelen el queso y el membrillo, por lo que una vez empanado lo podemos volver a guardar en el congelador.

Se puede freír sin necesidad de descongelarlo previamente, solo hay que hacerlo a fuego medio y comprobando que el aceite está muy caliente antes de echar las croquetas.

Hay que freírlo justo antes de comerlo para que el rebozado no se reblandezca. Solo hay que dejarlas unos minutos sobre papel de cocina para que suelten el exceso de aceite y a la mesa.